Hilos Tensores

Hilos Tensores

Ahora es posible tratar la flacidez y el descolgamiento de la piel gracias a los hilos tensores. La técnica no invasiva de los hilos tensores ofrece unos resultados muy satisfactorios sin necesidad de someterse a una cirugía.

La flacidez es uno de los síntomas más visibles del envejecimiento. Los adelgazamientos bruscos y los cambios repetidos de peso también pueden producir flacidez.

Las secuelas de la flacidez son muy visibles, sobre todo a nivel de la cara (cejas y parpados superiores, mejillas y surcos naso genianos, comisuras bucales) y del cuello.

Hasta la fecha, este tipo de inestetismos solo podían tratarse con garantías mediante una intervención quirúrgica (el Lifting o Ritidoplastia). Sin embargo, no todos los pacientes desean someterse a una operación y buscan una alternativa si no tan eficaz, sí satisfactoria. Se trata de una técnica denominada en EEUU "Lunch Lifting" o, en Europa, "Hilos Tensores".

Los Hilos permanentes o tensores son suturas de polipropileno, un material biocompatible utilizado como sutura quirúrgica desde hace más de 50 años, caracterizado por poseer una serie de conos dispuestos a lo largo de la sutura que permiten consolidar los tejidos de alrededor. Existen también hilos no permanentes (reabsorbibles) de polidioxanona y ácido poliláctico, que proporcionan resultados similares.

Los Hilos Tensores se utilizan junto a una ligera anestesia local y el tratamiento dura aproximadamente una hora. Se trata de una técnica poco invasiva.
El resultado visible del tratamiento con hilos aptos o tensores aparece aproximadamente a partir de las dos semanas y se va consolidando día a día hasta lograr su máximo efecto entre los 2 y 3 meses posteriores, momento en que la fibrosis de los tejidos ya se ha producido, a la vez que estos han colaborado produciendo de forma natural ácido hialurónico, colágeno y elastina que mejoran la tersura, aspecto y elasticidad de la piel.

La duración del tratamiento de hilos tensores puede prolongarse hasta los 3 ó 4 años, en función de la edad y la idiosincrasia de cada paciente.

En caso de ser necesario, el tratamiento con hilos aptos puede complementarse con otros tratamientos de rejuvenecimiento facial.

0
0
0
s2sdefault