¡SOLICITA INFORMACIÓN!


Llámanos

WhatsApp

Contacto

Dejar de fumar sin ganar peso es posible

Dejar de Fumar sin Ganar Peso

Siempre nos han contado que dejar de fumar sin ganar peso es imposible. ¡Y no es cierto!

Dejar de fumar es una decisión excelente para la salud de uno mismo y la de los de tu alrededor. Los beneficios son infinitamente mayores a los efectos secundarios que pueda ocasionar.

Uno de los temidos efectos secundarios es engordar, cuando se abandona el hábito de fumar el cuerpo experimenta diferentes cambios psicológicos y fisiológicos que pueden derivar a un aumento de peso en un amplio porcentaje de casos.

Dejar de fumar sin ganar peso: conoce los efectos de la nicotina

Hay varios motivos por los que se suele engordar al dejar el tabaco pero el causante principal es la nicotina que conlleva a un estado de continua alteración metabólica. A continuación, describimos las acciones que la nicotina produce en el organismo, tanto sobre el sistema digestivo como el nervioso y el cardiovascular:

  • La nicotina actúa como un estimulante a nivel del sistema nervioso. Este efecto provoca que aumente el metabolismo basal y la temperatura, hecho que hace que se quemen más calorías extras.
  • Aumenta la sensación de saciedad y placer.
  • La nicotina produce adicción, por eso decimos que actúa en el cerebro de una forma parecida a la del azúcar. En ausencia de ésta se produce el síndrome de abstinencia con ansiedad,…
  • A nivel digestivo también provoca alteraciones, estimula un aumento de los jugos gástricos y una disminución de los movimientos musculares del sistema digestivo, produciendo una mala eficacia digestiva y un menor aprovechamiento de los alimentos.
  • Asimismo, reduce las secreciones de la vesícula biliar y disminuye aún más la eficacia en la asimilación de los alimentos.
  • No podemos obviar la diminución de la capacidad olfativa y gustativa que provoca, hecho que induce a que los alimentos resulten menos atractivos.
  • Produce una flora intestinal de peor calidad, lo cual influye sobre la creación de algunos metabolitos importantes para nuestra fisiología.

Efectos de la reducción de la nicotina en el organismo

Al dejar el tabaco y reducir los niveles de nicotina se producen los siguientes efectos sobre el organismo:

  • La temperatura corporal baja y el metabolismo basal se ralentiza, por lo tanto, dejamos de quemar calorías extra.
  • Aumenta la ansiedad y el cuerpo necesita tratarla con algún equivalente como azúcares o grasas.
  • El aparato digestivo vuelve a funcionar como debe y optimiza el aprovechamiento calórico.
  • La vesícula biliar también aprovecha mejor las grasas ingeridas.
  • Reaparece la capacidad olfativa y gustativa y convierte la comida en más atractiva.
  • La flora intestinal tarda en recuperarse y sigue un tiempo sin producir algunos productos vitales que podrían ayudar a regular los niveles de azúcar y colesterol en sangre.

Consejos para dejar de fumar sin ganar peso

Por lo tanto, es muy fácil engordar una vez se abandona el tabaco. Pero este aumento de peso puede evitarse siguiendo los siguientes consejos del Equipo Dietético Nutricional de Clínica Opción Médica.

Respecto a la alimentación, la mejor manera de evitar engordar al dejar de fumar es llevar un control de la dieta. Hay que intentar reducir la ansiedad y la tentación de recurrir a la comida grasa y rica en azúcares y sustituirlo por caprichos saludables. Además, siempre se recomiendan cinco comidas, es mejor comer con más frecuencia y menor cantidad.

En esta etapa, el cuerpo pedirá azúcares para sustituir la nicotina, nunca debemos darle dulces ni bebidas azucaradas, podemos optar por comer más pan o arroz, siempre integral. La fruta, además de reforzar el sistema inmune (igual que la verdura), es un buen sustito para calmar esta sensación de hambre o ansiedad.

El agua o las infusiones también ayudan a mantener la sensación de saciedad y evitan comer compulsivamente, además tienen efectos diuréticos, que benefician el buen funcionamiento de los riñones.

Tomar lácteos desnatados, al menos una vez al día, pueda ayudar a mejorar la flora intestinal. Otra ayuda puede ser tomar proteínas de calidad, en las legumbres la proteína vegetal es de excelente calidad y tiene alto poder saciante pero en la carne y el pescado hay que ir con cuidado, debe optarse por pescado azul, pavo, pollo o jamón.

La proporción de café o el té debe bajar ya que son estimulantes de la creación de cortisol y, por lo tanto, pueden causar mayor ansiedad y necesidad de tabaco, que el cuerpo sustituirá por comida.

Para no engordar al dejar de fumar también es fundamental el ejercicio, ayuda a perder peso y a liberar endorfinas, descargar tensiones y calmar la ansiedad. El ejercicio debe ser aeróbico, una hora al día entre semana es lo ideal.

Otro punto importante a tener en cuenta es pensar en sustituir esos cigarrillos clave como el del café de la mañana o después de comer por otros hábitos atractivos y saludables.

Las Dietista y Nutricionistas del Equipo Multidisciplinar de Clínica Opción Médica, pueden acompañarte durante este proceso para conseguir no engordar durante esta etapa. Consulta gratis y sin compromiso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?