¡SOLICITA INFORMACIÓN!


Llámanos

WhatsApp

Contacto

Una Cara Bonita con y sin Cirugía

Cara Bonita Cirugía

Lograr un rostro más armónico y joven está ahora al alcance de todos gracias al amplio abanico de técnicas tanto quirúrgicas como no quirúrgicas que ofrecen los expertos en cirugía y medicina estética. Tratamientos que se adaptan a todas las necesidades y bolsillos cuyos resultados son altamente satisfactorios. El equipo de la Unidad de Cirugía Plástica y Reparadora de Clínica Opción Médica te desvela cuáles son las mejores
técnicas quirúrgicas y sus equivalentes en medicina estética, para presupuestos más ajustados.

Una mirada radiante y joven

Los párpados caídos y la aparición de arrugas de expresión son uno de los grandes problemas estéticos que se tratan en las consultas  especializadas. Debido al paso del tiempo, a factores de tipo genético y a otros de carácter externo, los síntomas del envejecimiento van instaurándose de forma paulatina.

La mirada es una de las zonas que más evidencian el paso de la edad. La Blefaroplastia es una cirugía quirúrgica destinada a mejorar la apariencia de los ojos corrigiendo la caída de los párpados superiores y las bolsas de grasa inferiores. Con esta técnica se elimina el aspecto triste y cansado y la mirada rejuvenece.

Para los que no quieran someterse a una cirugía, existen otras alternativas menos invasivas que, aunque sus resultados no son equiparables, ofrecen una solución eficaz para difuminar los primeros síntomas del envejecimiento. El Botox® es el tratamiento estrella para corregir las arrugas de expresión de la frente, el entrecejo y las llamadas “patas de gallo”. Sus efectos pueden variar según el paciente entre los 4 y 6 meses.

Facciones más armónicas y proporcionadas

Mediante la Rinoplastia los cirujanos modifican la forma de la nariz para armonizarla con el resto de rasgos faciales del paciente. Los resultados son inmediatos y, si la cirugía está bien realizada, ni se aprecian, quedan muy naturales.

Las Rinoplastias primarias (narices operadas por primera vez) se realizan mediante una leve incisión a través de los orificios nasales. No dejan cicatriz visible y permiten corregir el dorso de la nariz, eliminando parte del hueso, corregir la forma y tamaño de la punta (cartílagos alares), etc. Para los que deseen una opción más económica existe una técnica alternativa no quirúrgica llamada.

Rinomodelación mediante la cual se pueden modificar aspectos de la nariz como el ángulo, modificando la punta, eliminar la giba central o rellenar algún hundimiento. La novedosa técnica se basa en la infiltración de relleno permanente o temporal para moldear la nariz y armonizarla con el resto de facciones del rostro.

Adiós a las arrugas y la flacidez de la piel

El Lifting es una intervención destinada a paliar los efectos de la edad. No puede frenar el proceso de envejecimiento, pero sí tensar los músculos y eliminar el exceso de piel y grasa devolviéndonos el aspecto de juventud perdida. Puede hacernos recuperar la imagen que poseíamos hace unos años; para, a partir de aquí, seguir envejeciendo.

La cirugía consiste en realizar incisiones generalmente a nivel de la sien, que se extienden por el pliegue natural que se forma delante de la oreja y continúan hacia atrás, por debajo del lóbulo. A través de estas incisiones, se separa la piel de la grasa y los músculos, se elimina el exceso de grasa, se tensan los músculos de sostén y finalmente se extirpa la piel sobrante.

Paralelamente, la Medicina Estética también nos permite tratar la flacidez y el descolgamiento de la piel sin cirugía gracias al tratamiento con Hilos Tensores. Se trata de una técnica no invasiva que ofrece resultados que, aunque no son iguales a los de una cirugía, son muy satisfactorios.

Los hilos son suturas de polipropileno, un material biocompatible utilizado como sutura quirúrgica desde hace más de 50 años, caracterizado por poseer una serie de conos dispuestos a lo largo de la sutura que permiten consolidar los tejidos de alrededor. Éstos se utilizan junto a una ligera anestesia local y el tratamiento dura aproximadamente una hora. Se trata de una técnica poco invasiva y sus resultados pueden prolongarse hasta
los 3 ó 4 años, en función de la edad y la idiosincrasia de cada paciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *