¡SOLICITA INFORMACIÓN!


Llámanos

WhatsApp

Contacto

¿Puede Influir el Estrés o la Ansiedad a las Variaciones de Peso?

¿Influye el Estrés y Ansiedad en el Peso?

Más allá del aumento del balance energético hay muchos factores que pueden originar un aumento de peso, entre ellos, y en un lugar destacado, se encuentran el estrés y la ansiedad.

El estrés es un estado de cansancio mental provocado por la exigencia de un rendimiento superior a lo normal; suele llevar a diversos trastornos, tanto físicos como mentales. Un estrés moderado puede ser positivo para ayudarnos a estar en alerta, sin embargo, si es agudo o se prolonga en el tiempo, puede manifestarse con diferentes signos que pueden entorpecer la salud de cualquier individuo.

La ansiedad, es una de las manifestaciones del estrés que puede afectar aun cuando el factor estresante ya ha desaparecido. Los síntomas son muchos y de diferentes tipologías pero algunos de los más comunes son: preocupación constante, inseguridad, indecisión, temor, náuseas, mareos, temblores, dolores de cabeza constantes, aumento del ritmo cardíaco e incluso, una ingesta excesiva y sin sentido de alimentos.

Cada persona es un mundo y, por lo tanto, las causas del estrés pueden ser muy diferentes pero hay algunos factores comunes como los cambios importantes en la rutina diaria o problemas personales que pueden propiciarlo. El estrés de forma puntual no es importante, pero una vida estresante es la que puede llegar a ser un problema.

¿El estrés y la ansiedad engordan?

Las manifestaciones del estrés pueden alterar los hábitos de vida y fomentar comportamientos que afectan a nuestra salud. El estrés y la ansiedad generan en nuestro cuerpo malestar general y los alimentos más calóricos, está demostrado, que proporcionan placer al cuerpo, por lo tanto, nuestro organismo tenderá a su consumo si se encuentra en un estado de estrés o con ansiedad. Además, el estrés propicia una ingesta excesiva de alimentos convirtiéndolos en más apetitosos y menos saciantes. Estos dos hechos perjudican a la calidad y cantidad de la dieta.

Asimismo, el estrés puede provocar un descanso insuficiente y de mala calidad, hecho que puede alterar nuestro cuerpo reduciendo la sensación de saciedad e incrementando el deseo de consumir alimentos calóricos, ingesta que favorecerá el aumento de peso.

El estrés, además, también es capaz de producir cambios en nuestro organismo tan significativos como la alteración de la hormona que regula el gasto energético o a la que regula el almacenamiento de grasas en nuestro cuerpo.

Por lo tanto, podemos afirmar que el estrés y la ansiedad conducen a una modificación de hábitos internos que promueven el aumento de peso. Las personas con mayores niveles de estrés tienen más tendencia a sufrir sobrepeso u Obesidad.

Consejos para mantener el estrés y la ansiedad a raya

Si tienes el objetivo de adelgazar o mantenerte en peso es importante reducir los niveles de estrés y la ansiedad, a continuación te exponemos algunas maneras de hacerlo:

  • Organización. Es importante establecer prioridades aunque estemos rodeados de obligaciones, hay que relativizar y preocuparse por lo verdaderamente importante. Establecer fechas y horarios es igualmente importante para aliviar la cabeza.
  • Alimentación saludable. Una dieta con antioxidantes y alimentos que promueven la liberación de serotonina puede ayudarte a controlar el nivel de estrés. Por el contrario, las dietas ricas en grasa pueden sumar estrés a tu vida.
  • Ejercicio. Es importante realizar ejercicio de forma regular ya que contribuye a disminuir la presencia del estrés. Es un error reducir la actividad física ya que nos vemos colapsados con tantas obligaciones.
  • Exteriorizar las emociones. Hablar de aquello que te preocupa puede ayudar a liberar sentimientos causados por el estrés.
  • Saber decir No. Si tenemos establecida una organización es importante poder negar compromisos para no desviarnos y aumentar nuestra carga.
  • Actividades relajantes. Realizar actividades tranquilas que te gusten puede ayudar a tu cuerpo a reducir tensiones y aliviar el estrés.
  • Descanso. Es muy importante descansar bien para recuperar la energía necesaria.
  • Eliminar el tabaco. Está comprobado que el tabaco no alivia el estrés, como suele pensarse popularmente, sino que lo agrava.

Saber gestionar el estrés y la ansiedad es primordial en los Tratamientos para combatir la Obesidad. En Clínica Opción Médica contamos con reconocidos Psicólogos Clínicos que te acompañarán durante todo el seguimiento multidisciplinar para trabajar contigo también estos aspectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hola, ¿en qué podemos ayudarte?
Powered by